Avalon

Noticias

22 de junio del 2021
Juntamos en la escuela la gestión de conflictos y el arte

< Volver al índice
Compartir en Facebook Twitter



 
Durante el tercer trimestre del año escolar 2020/2021 hemos estado trabajando con alumnos y alumnas del 4º y del 5º de primaria para llevar a cabo diferentes propuestas educativas de ApS.



Entendemos por aprendizaje servicio (ApS) cualquier propuesta educativa que, aparte de buscar el aprendizaje de contenidos, de competencias, de habilidades o de valores, pretende a la vez ser útil en el ámbito social mediante la realización de acciones que cubran necesidades reales de la comunidad, con el propósito de mejorarla.
 

 

Los ApS, por lo tanto, nos invitan a trabajar en los centros educativos aportando aprendizajes y, por otro lado, nos devuelven servicios que han sido impulsados por los mismos alumnos. Es un intercambio muy enriquecedor tanto para las entidades como para los alumnos, puesto que se convierten en agentes activos del cambio.


 
Este año, el servicio se desarrolla en paralelo en dos escuelas diferentes de Barcelona: la Escuela Porxos y la escuela Bosc de Montjuïc, y se ha desarrollado durante seis sesiones de trabajo, cada sesión de una hora y media aproximadamente.
 

 
A lo largo de estas sesiones de trabajo en el aula, los y las alumnas han desarrollado pequeños proyectos desde un enfoque lúdico, creativo y participativo.


 
En nuestro primer encuentro en el aula hemos elaborado una propoesta de guion del servicio con unas pautas a seguir, que nos ayudaran a organizar las acciones, a hacer una pequeña reflexión del proceso y una propuesta de autoevaluación final.


 
Se inicia la primera sesión con unas preguntas abiertas para acercarnos a conceptos abstractos como el bienestar, la justicia, la solidaridad y la no-violencia. Invitamos a los y las alumnas a un espacio de diálogo donde reflexionar sobre los  significados que tienen para ellos y sobre el lugar que estos conceptos ocupan en su propia vida. Entre todos y todas pensamos qué podemos hacer para que  haya más justicia, más bienestar, y más solidaridad en nuestro mundo.
 
El paso siguiente es constituir grupos de trabajo y pasar a la acción. Cada grupo se configura de manera aleatoria, y está formado por 3 o 4 alumnos. En los pequeños grupos es donde se acaba de decidir y consensuar la temática que quieren abordar y los ámbitos de intervención de cada servicio. Los y las alumnas exploran las múltiples formas que toma la cultura de la paz mediante lenguajes artísticos como por ejemplo el teatro, la poesía, el dibujo, la papiroflexía, la creación audiovisual, el libro ilustrado, la caligrafía. Dentro de este proceso creativo, un lugar muy importante lo ocupan la escucha activa, la cooperación, la empatía y el diálogo.

 

 
En todo momento, los protagonistas son los y las alumnas. Mientras trabajan en pequeños grupos, las persones adultas (mediadoras y docentes) nos centramos en apoyarlos para descubrir que es lo que más  gusta hacer o aprender. Cada persona adulta acompaña a dos grupos. Desde la neutralidad y la observación nuestro papel es el de facilitadores/as A través de preguntas, los ayudamos a aterrizar sus ideas, abrimos diálogo, y velamos por la participación de todos y todas en la elaboración del proyecto, hablamos de escuchar la diversidad de opiniones. Con el objetivo de que los y las alumnas logren la máxima autonomía, buscamos conducirlos hacia la corresponsabilización en cada fase de trabajo.


 
¿Cómo pensamos un proyecto desde cero?

¿Cómo podemos dar forma a nuestras ideas?

¿Podemos llegar fácilmente a un consenso?

¿Cómo planificamos las fases de trabajo y como nos distribuimos las tareas?

¿Qué recursos nos hace falta para llevar a cabo la acción?

¿Cómo gestionamos el tiempo?

¿Sabemos hacer grupo?

¿Cómo nos enfrentamos a los pequeños obstáculos?

¿Por qué nos enfadamos?

¿Sabemos escucharnos?

¿Resulta fácil trabajar juntos?

¿Cómo abordamos los conflictos que pueden aparecer dentro de los equipos de trabajo?
¿ Y si en mi grupo hay una persona con la cual no me apetece trabajar, que hago?


 
Y llegamos a la fase final de los proyectos. Los alumnos y las alumnas ya han decidido sus proyectos. Los geriátricos, el colectivo de las personas sin hogar, el mundo del  deporte con sus conflictos, los animales en peligro de extinción o la misma escuela forman algunos de los ámbitos de preocupación y por tanto de intervención, y donde los niños y las niñas quieren dirigir sus proyectos para buscar una mejora.
 

 
Por un lado, gran parte de los proyectos planteados fomentan la solidaridad, y tienen que ver con crear objetos artesanales (pulseras, figuras de origami, collares, camisetas, postales) para venderlos. El objetivo de estas ventas es conseguir dinero y hacerlos llegar a entidades que trabajan en estos ámbitos.
También vemos que  surgen ideas como la creación de un banco de la escucha para el patio de la escuela, la creación de una obra de teatro para un casal de gente mayor, y de unos poemas que han sido enviados a una residencia de gente mayor o una cadena de favores que se hara  extensiva en toda la escuela, grandes y variadas ideas que han sido propuestas por los dos grupos clase.


 
Queremos agradecer a todos los niños y niñas que cada martes nos han esperado en el aula para compartir con nosotros su mirada sobre el mundo


 
Queremos agradecer a las docentes por el apoyo que nos han dado. Sin su complicidad no hubiera sido posible nuestro trabajo. Después de esta nueva experiencia en el aula, somos algo más conscientes de la complejidad de la labor de los docentes. Los enviamos un agradecimiento desde nuestro corazon.